Preparativos en caso de ataques bio-terroristas 
 
lunes, 10 febrero 2003 
 
 

Elevados estándares y gran capacidad en cuanto a laboratorios antes del 9/11, sitúan a JFK como un modelo para los demás

Tres meses antes de los ataques del 11 de septiembre, John F. Kennedy Memorial Hospital (JFK) creó un laboratorio de microbiología bien equipado para detectar posibles patógenos.

“Mucho antes del 11 de septiembre, los científicos veían las armas bioquímicas como una auténtica amenaza para nuestro país”, declara el M. en C. David Mohlenhoff, SLS, director administrativo de servicios de laboratorio en JFK. “Con esto en mente, anticipamos que era urgente construir un laboratorio capaz de diagnosticar amenazas bioquímicas y brotes epidémicos de enfermedades infecciosas.”

En una época en que muchos hospitales están aún en las fases preliminares del desarrollo de laboratorios internos capaces de enfrentar posibles amenazas bio-terroristas, el laboratorio de JFK se encuentra a la vanguardia. El laboratorio de JFK no sólo cuenta con equipos para toma de muestras, también posee la compleja tecnología necesaria para llevar a cabo las pruebas ahí mismo, lo que acorta el tiempo necesario para obtener resultados.

Muchas personas del Departamento de emergencias de JFK, han tomado cursos certificados en materia de bio-terrorismo y amenazas bioquímicas en California Specialized Training Institute y TriCon Environmental, Inc. Gracias a esa capacitación, nuestro Departamento de emergencias está preparado para atender personas expuestas a materiales biológico-infecciosos y sustancias químicas.

“La certificación ha facilitado la capacidad general de respuesta de JFK en caso de un desastre bioquímico”, declara la enfermera registrada Molly Groban, MSN, administradora clínica de Servicios de emergencia en JFK. “Gracias a nuestra capacitación, nos sentimos capaces de atender pacientes posiblemente expuestos a sustancias peligrosas o que ponen en riesgo la vida.”

JFK cuenta con equipo de seguridad personal que ofrece un alto grado de protección respiratoria, como trajes encapsulados que protegen simultáneamente contra la exposición aérea y por contacto.

Según Groban, de recibir en el hospital pacientes sintomáticos, en el acceso de ambulancias frente a la sala de urgencias se ha designado un área de descontaminación o “zona crítica”, de donde los pacientes podrán ser debidamente canalizados desde su arribo. La “zona crítica” está equipada con tomas eléctricas e hidráulicas diseñadas especialmente para llevar a cabo una descontaminación, así como para impedir la posibilidad de que los pacientes y el personal del hospital queden expuestos.

Se tomarían muestras de los pacientes sintomáticos, mismas que serían llevadas de inmediato al laboratorio de microbiología para efectuar pruebas. Si los científicos del laboratorio clínico de JFK detectaran la presencia de sustancias bioquímicas o virus peligrosos, se llevaría una muestra a Riverside County Health Department para confirmar el resultado. Si esta institución confirmara el resultado positivo, se generaría y enviaría a los Centers for Disease Control (CDC) un informe, junto con la muestra, para confirmación. Posteriormente, los CDC autorizarían al hospital la aplicación del tratamiento necesario.

“La seguridad de nuestros pacientes y el personal tiene la mayor importancia”, afirma el Dr. Frank Curry, jefe de Servicios de emergencia. “Creemos disponer de las herramientas necesarias para operar de modo eficiente en condiciones extremas.”

 
 
 
 
 
Información Relacionada
Pages - Explorer View
[Hospital Información y Servicios]
Pages - My submissions
[Hospital Información y Servicios]
Pages - Approve/reject Items
[Hospital Información y Servicios]
Documents - Approve/reject Items
[Hospital Información y Servicios]
Documents - My submissions
[Hospital Información y Servicios]
Documents - Explorer View
[Hospital Información y Servicios]
Documents
[Hospital Información y Servicios]
Prensa Suelta
[Hospital Información y Servicios]
Pages
[Hospital Información y Servicios]
Más...